Sala de Prensa

Noticias

Octubre 31, 2016

CEPAL llama a luchar contra desigualdad

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, valoró la economía dominicana como la de mayor crecimiento en la región.

SANTO DOMINGO, 31 de octubre de 2016.-, La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, llamó a transitar la senda de reflexión que ha colocado a la igualdad como propuesta central de ese organismo, y subrayó que el mismo apuesta a la búsqueda progresista por ampliar derechos, superar la cultura de privilegios y transformar la estructura injusta de un sistema que concentra la riqueza en pocas manos.

“Situar a la igualdad en el centro implica una ruptura con el paradigma de desarrollo que ha prevalecido hasta ahora. Esta ruptura es necesaria y urgente, porque la desigualdad y la insostenibilidad ambiental conspiran contra el desarrollo y la seguridad”, señaló Bárcenas, al pronunciar su discurso en el marco del VIII Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe.

El cónclave fue inaugurado este lunes por presidente de República Dominicana, Danilo Medina; la Vicepresidenta, Margarita Cedeño; la Administradora del PNUD, Helen Clark, y Bárcena.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL manifestó que los importantes avances sociales de las últimas décadas alcanzados por la región corren hoy el riesgo de decrecer, debido al empeoramiento de los indicadores económicos y del mercado de trabajo, por lo que alertó a las autoridades correspondientes a buscar nuevas rutas para evitar el retroceso.

Sostuvo que resulta paradójico que un programa tan progresista como la Agenda 2030 enfrente, a su vez, un escenario “restrictivo en lo económico, urgente en lo ambiental, de estancamiento en lo social y complejo en lo político”.

Añadió que la región atraviesa hoy un momento complejo, ya que América Latina y el Caribe han resentido la caída de los precios de las materias primas, y su comercio se ha desacelerado y se estima que las exportaciones regionales se desplomarán en torno al 10% y la región presentará un crecimiento negativo de -0,9% este año.

Empero, destacó que República Dominicana “es una excepción contundente, pues es la economía que más crecerá de toda la región, en torno a 5%-”.

Dijo que el desafío de la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible encuentran a la región con un rezago en su economía y, por lo tanto, con condiciones menos favorables que en la década pasada, con menos margen de maniobra y una pérdida relativa de capacidades tecnológicas.

Reveló que en la actualidad la región posee 175 millones de personas en situación de pobreza (29,2% de los habitantes), de los cuales 75 millones viven en condición de indigencia (12,4%), lo que definió como inaceptable.

Agregó que es intolerable que haya mujeres, hombres y niños en condiciones de vulnerabilidad; por lo que alentó a luchar por alcanzar la pobreza cero, y a imaginar un mundo en el que no existan personas carenciadas ni discriminadas.

Expresó que la CEPAL propone desentrañar los rostros de la desigualdad y su vínculo con la pobreza y la riqueza, a partir de lo que se presenta en el VIII Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe que se celebra en el país, como los ejes estructurantes de la matriz de la desigualdad social en la región, más allá de la distribución del ingreso.

Enfatizó que todos esos temas se relacionan con la naturaleza indivisible de los objetivos de la Agenda 2030, al entender que el desarrollo sostenible ocurre cuando existe una articulación virtuosa entre las políticas económicas, sociales y ambientales, sustentadas por una sólida institucionalidad.

“Es el cambio estructural progresivo, definido como un proceso de transformación hacia actividades y procesos productivos que son intensivos en innovación y conocimiento, con empleo y protección ambiental, donde los ciudadanos no sean objetos sino sujetos de política, ciudadanos empoderados e informados”, señaló.

Puntos luminosos en la región

Bárcena señaló como puntos luminosos en la región, la universalización de la educación primaria y el porcentaje de jóvenes que concluyeron la educación secundaria, que es el nivel mínimo de educación considerada necesaria para romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y para ampliar las oportunidades de acceso a un trabajo decente, el cual aumentó de un 35% a un 60%.

Indicó que disminuyeron las tasas de desempleo, aumentaron los ingresos reales del trabajo, y en muchos países se fortalecieron los salarios mínimos y los procesos de negociación colectiva, de la misma manera que amentó la formalización del trabajo.

Informó que en ese período unos 60 millones de latinoamericanos y caribeños salieron de la pobreza.