Discursos

Desarrollo

noviembre 11, 2016

El futuro de un mundo competitivo

La vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño,  informó que el Gobierno fortalecerá las instituciones para que el emprendedor dominicano  tenga mayores facilidades para realizar sus proyectos.
  • La vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño,  informó que el Gobierno fortalecerá las instituciones para que el emprendedor dominicano  tenga mayores facilidades para realizar sus proyectos.

Conferencia pronunciada por la Excelentísima Señora Vicepresidencia de la República Dominicana, doctora Margarita Cedeño de Fernández, en la celebración del Día del Emprendedor, en el Auditorio del Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD), invitada por la Fundación Innovati.

  • Resulta que los “milennials”, los que hoy están entre los 18 y los 35 años, otorgan mayor valor a la felicidad laboral, a la generación de ideas creativas y a la ejecución de propuestas con sentido social, que a cualquier otra cosa.
  • Yo pongo mí apuesta en que los emprendedores de esta generación, van a construir un mundo donde todos y todas tengamos un acceso equitativo al bienestar económico.
  • El Gobierno va a estar donde están los emprendedores: en internet. Vamos a facilitar los trámites y generar un ambiente propicio para que sus proyectos obtengan el impulso necesario.

Amigos y amigas:

El mundo se nos ha vuelto muy competitivo.

La globalización ha creado un mercado único, al que tienen acceso los recursos humanos de todas partes del mundo, en un escenario donde solo el talento y la habilidad de cada quien, es lo que marca la diferencia.

Es, sin dudas, un mundo donde el empoderamiento y la individualidad van de la mano, dejando atrás el dominio monopólico de las grandes corporaciones.

Es el triunfo de los David frente a los Goliat.

Y es lo mejor que puede pasar.

Una economía donde los bienes y servicios que se intercambian en el mercado común, sean el resultado de personas cuyos negocios surjan de la pasión y la capacidad de ofrecer un servicio con dedicación y eficiencia, es una economía más justa con quienes participan de ella.

Es una buena noticia para las próximas generaciones, porque es el mundo al que Ustedes aspiran.

Resulta que los “milennials”, los que hoy están entre los 18 y los 35 años, otorgan mayor valor a la felicidad laboral, a la generación de ideas creativas y a la ejecución de propuestas con sentido social, que a cualquier otra cosa.

Atrás quedan las aspiraciones de un trabajo de 9 a 5 en un cubículo.

Y más atrás se ha quedado la aspiración de una vida lineal, donde todo este previsto.

Los ‘millenials’ quieren desarrollar el verdadero potencial de la humanidad.

Quieren que el desarrollo económico sirva para hacer realidad los sueños de la humanidad.

Y en ese escenario, los principales constructores de sueños son los emprendedores.

Son los creadores de pequeños negocios y “startups” que persiguen una idea, un objetivo que parece inalcanzable, un propósito, que le agregan mucha creatividad y sentido del beneficio social a lo que hacen.

Ejemplos hay miles: desde el pequeño café de la esquina que se aprovechó la tecnología para dar a conocer un producto más acabado y personalizado, hasta el uso de drones para llevar medicinas a comunidades apartadas, e incluso las grandes apuestas que hace Elon Musk para un mundo que aproveche mejor las energías renovables y que desarrolle nuevas tecnologías que amplíen sus horizontes.

Los emprendedores de hoy, están moldeando el mundo de los próximos 100 años.

No es una afirmación que hago en vano.

Vayamos un poco atrás en la historia.

Los libros registran que la primera revolución industrial inició en el siglo 18 y concluyó entre 1820 y 1840.

Resulta que a la humanidad le tomó alrededor de 100 años, pasar de una economía rural basada en la agricultura y el intercambio comercial, a una economía de carácter urbano, industrializada y mecanizada.

Y en ese cambio surgieron los grandes medios de transporte: el tren, el barco de vapor, las carreteras y los canales.

La innovación científica fue la base de ese gran avance de la humanidad, que moldeó el mundo que conocemos.

A partir de la revolución industrial, se suceden miles de descubrimientos científicos, centrados en generar mayor productividad en las economías mundiales y facilitar el trabajo para las siguientes generaciones.

¿Qué nos dice eso?

Nos dice que quienes impulsaron la revolución industrial, en los siglos 18 y 19, fueron quienes moldearon el mundo hasta hoy.

Y sus nombres ya son parte de la cultura popular: John Stuart Mill, Robert Malthus, James Watt, Engels, Marx y muchos más.

Han pasado muchos años y ya el mundo se va insertando en una Cuarta revolución industrial, que es la revolución del internet de las cosas, de la robótica y, más que nada, de la sustitución de la mano de obra por el dominio de las máquinas.

En ese contexto, no dudo en afirmar, que en esta cuarta revolución industrial son los emprendedores quienes forjarán las cimientes de lo que será el mundo de los próximos 100 años.

Eso nos lleva a una pregunta muy importante: ¿cuál es el mundo que quieren crear los emprendedores?

¿Quieren un mundo donde el crecimiento económico siga generando desigualdad social?

¿Quieren un mundo donde los avances tecnológicos sean privativos para algunos y generen grandes brechas?

¿Quieren un mundo donde un pequeño grupo dictan los precios de los artículos esenciales para la vida?

¿O será que quieren todo lo contrario?

Yo pongo mí apuesta en que los emprendedores de esta generación, van a construir un mundo donde todos y todas tengamos un acceso equitativo al bienestar económico.

Para que eso sea posible, necesitan dos cosas: aprender de los errores que cometió mi generación y tener a mano las herramientas necesarias para impulsar sus emprendimientos.

Para el caso de los emprendedores dominicanos, estas dos claves que yo considero llevarán al éxito, toman aun mayor relevancia en el caso de los emprendedores dominicanos, porque nuestro país tiene una desventaja comparativa frente a otros países.

El índice de competitividad global del World Economic Forum así lo plantea: estamos en el puesto 98, estamos mejorando, pero aún estamos rezagados.

Y dos puntos donde estamos bien rezagados es en la innovación, que ocupamos el puesto 112 y en las instituciones, donde ocupamos el puesto 118.

Del segundo les diré bien claro: el Gobierno está comprometido con duplicar sus esfuerzos, para mejorar en este indicador, para que las instituciones puedan estar a la par de lo que exigen los emprendedores, de manera que sea más fácil para Ustedes emprender en nuestro país.

República Digital es un ejemplo de esos esfuerzos.

El Gobierno va a estar donde están los emprendedores: en internet. Vamos a facilitar los trámites y generar un ambiente propicio para que sus proyectos obtengan el impulso necesario.

Es un compromiso del Presidente Danilo Medina, que estamos apoyando firmemente desde los Centros Tecnológicos Comunitarios.

Dentro de poco, estoy segura que ese indicador de institucionalidad de la competitividad mejorará sustancialmente.

 

Mis queridos Emprendedores:

Este evento nos reúne en el marco de la Semana Global del Emprendimiento, ocasión propicia para reflexionar sobre el rol de Ustedes en esta economía global.

Yo he querido concentrarme en el papel estelar que Ustedes juegan en un escenario tan competitivo como el que vivimos.

De su preparación, dependerá que no les pase como el cuento de los dos turistas que estaban en un safari en África.

Resulta que de un momento a otro se encontraron de frente con un león, dispuesto a devorarlos, y uno de ellos se agachó y se puso a amarrarse los tenis. El otro le dijo: “¿Para qué te amarras los cordones, si nunca podrás correr más rápido que el león”?

El otro le contestó: es que para sobrevivir, lo único que tengo que hacer es correr más rápido que tú.

El León es ese gran mercado, donde el más preparado, el que estaba dispuesto a correr, es el que supera a los demás.

Ahí vuelo al Foro económico Mundial, que dice que estamos rezagados en innovación.

¿Ustedes conocen alguien más innovador que el dominicano?

Pero esa innovación requiere de mucho apoyo en el área de investigación y desarrollo y que hagamos un esfuerzo para capacitar más recursos en áreas de ciencia avanzada.

Eso no significa que nuestras destrezas en otras áreas, no nos permitan destacarnos tanto o más como en países industrializados o más avanzados.

Les pongo un ejemplo.

Hace unas semanas yo fui a Yokomo Sushi. Conocí a Claudy y a Massiel, sus dueñas.

Me contaron como inició este exitoso emprendimiento que hoy genera millones de pesos al mes.

Es un emprendimiento que nos enorgullece y que está al nivel de Europa y Estados Unidos, sin dudas.

¿Qué aprendí de ellas?

Que dejaron volar su imaginación, fueron tenaces, no se rindieron ante los obstáculos, aún ante la negativa de sus familiares, y demostraron ser muy perseverantes.

Hoy ven el resultado: un negocio próspero que está innovando constantemente.

Ellas son ejemplo de lo que les decía antes: los emprendedores de hoy en día tienen que ser inspiración para los demás.

Que quede claro: hay miles de libros para emprendedores, con muchas recomendaciones, guías, historias de éxito e historias de fracaso.

Ustedes deberían leerlos todos.

Yo me he leído unos cuantos y de cada uno aprendo muchas cosas.

Pero hay un par de recomendaciones que yo noto son constantes en todos los casos, que creo que aplican especialmente en nuestro país.

En primer lugar, hay que hacer del fracaso un motivo para seguir adelante.

Vean los ejemplos de grandes emprendedores que se levantaron, literalmente, de las cenizas.

Arianna Huffington, creadora de una editorial que se ha convertido en un imperio valorado en billones de dólares, fue rechazada por 36 editores, antes de animarse a emprender su proyecto por si sola.

La primera empresa de Bill Gates, Traf-o-Data, fracasó totalmente, ni siquiera pudo venderla y tuvo que declararse en quiebra.

George Steinbrenner, el jerarca de los Yankees de Nueva York, fue muy criticado por las pérdidas económicas del equipo en la década de los 80 y e inicio de los 90, antes de obtener los 4 títulos consecutivos.

Walt Disney fue despedido de su primer empleo por su falta de creatividad.

Steve Jobs fue despedido de Apple, el imperio que surgió de su creatividad.

Milton Hershey, de los famosos chocolates, fracasó en tres negocios de dulces, antes de crear el imperio del chocolate.

¿Qué quiere decir esto?

La resiliencia y la capacidad de levantarse de las cenizas, aún luego de caerse varias veces, son características propias de los grandes emprendedores.

Porque es que hay lo que podríamos llamar un proceso de “selección natural” en este ámbito emprendedor, que lleva a que solo los que logran adaptarse a un mundo tan competitivo, puedan sobrevivir.

Recuerden la anécdota del león y los dos turistas.

¿Cuál quieren ser Ustedes?

Para levantarse cada vez que uno se cae, es preciso mantener siempre un enfoque claro en cuál es su meta, cuál es su aspiración, hacia donde se quiere llegar.

Y eso les obliga a Ustedes a aprender a manejar el rechazo.

Porque créanme. Muchos los van a rechazar.

Pero por eso, el mundo no se acaba.

Un emprendedor se aprovecha del aprendizaje continuo, que solo viene de la prueba y el error. Es capaz de reírse de sí mismo, tolerando el estrés, manejando la incertidumbre y generando, entonces, una gran disposición al cambio.

Es así como logran descubrir sus fortalezas, obtener la motivación y generar una mayor autoestima.

No tengan miedo al fracaso. Punto.

Aprendan a levantarse mil veces.

Esa es la gasolina que mueve el motor del emprendimiento.

Mi segunda recomendación: un buen emprendimiento surge cuando reconocemos los problemas que afectan a nuestra sociedad.

Y a partir de ahí, genera un circulo virtuoso de apoyo a otros emprendimientos con sentido social.

¿Qué quiere decir esto?

 

Larry Page y Sergey Brin. ¿Los conocen? Son los creadores de Google.

Descubrieron un problema que afectaba a su comunidad: había mucha información en el internet, no estaba organizada, ni servía con eficiencia a quienes lo utilizaban. Generaron un extraordinario negocio a partir de esa idea, pero fíjense que han reenfocado su negocio hacia la generación de capital social. Buscan soluciones a problemas como el acceso a internet, la disminución del uso de combustibles fósiles, hacer ciudades más verdes, en fin.

Un problema se convirtió en un negocio que ahora genera impacto social.

Si alguno de Ustedes genera un emprendimiento, siempre tengan en mente ayudar a los que se encuentren en la misma situación que Ustedes estuvieron una vez.

Apoyen otros emprendimientos que surjan del deseo de solucionar un problema que afecta a la comunidad.

Es su mejor aporte al mundo.

Por último, les invito a que sean genuinos. Si sus ideas son un reflejo de cómo Ustedes son, no cambien porque a otros no les guste.

Hay una cadena de supermercados en Estados Unidos que se llama Wholefoods. Sus creadores eran apasionados de la comida orgánica.

Pero era 1978, y el deseo de ellos de ayudar a los demás a comer mejor, no era algo que llamara la atención.

Ellos se mantuvieron leales a sus principios. Sabían que un compromiso con la calidad y el cuidado del medio ambiente, rendiría muchos frutos.

Y así fue. No solo es Whole Foods una de las principales empresas de Estados Unidos, sino que ha generado una cultura hacia lo orgánico, que llevo a todas las grandes cadenas, como Walmart, a adaptarse a esta realidad.

¿La clave? Ser genuinos, confiar en sus ideas y perseverar.

 

Mis queridos emprendedores:

Podemos pasarnos un día completo viendo ejemplos de grandes emprendedores y extrayendo todo lo que podemos aprender de sus éxitos y fracasos.

Pero quiero que tengan algo claro, que lo leí en algún lugar: un emprendedor ve oportunidades donde otros solo ven problemas.

Y sepan algo: el mundo está lleno de problemas, esperando por Ustedes para solucionarlos.

Salgan a las calles, escuchen a las personas de sus comunidades, lean el periódico o véanlo en la televisión. Hay muchos problemas que, con la tecnología que tenemos a nuestra disposición hoy en día, podemos solucionarlos. O mejor dicho, ustedes, los emprendedores, pueden solucionarlos.

Reflexionen sobre eso, especialmente porque mañana se conmemora el Día Nacional del Emprendedor, una nueva oportunidad para impulsar la agenda de apoyo a los emprendedores.

Y nunca olviden dos cosas: sean genuinos y asegúrense de ser el que más rápido corra para sobrevivir.

Dios les bendiga.