Sala de Prensa

Noticias

octubre 31, 2016

CEPAL ve imprescindible reducir desigualdad para vencer pobreza

“Los avances en materia de reducción de pobreza serán frágiles y reversibles si no están acompañados de la generación de empleos productivos y decentes, así como de un sistema de protección social de carácter universal basado en el enfoque de derechos”, Laís Abramo, CEPAL

SANTO DOMINGO, 31 de octubre de 2016.- Para seguir avanzando en la superación de la pobreza es imprescindible enfrentar la desigualdad de forma decidida en Latinoamérica, según el documento Matriz de la Desigualdad Social en América Latina y el Caribe, dado a conocer durante la Primera Reunión de la Conferencia de Desarrollo Social de América Latina y el Caribe efectuada este primero de noviembre en esta ciudad.

Al presentar la Matriz, Laís Abramo, directora de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), aseguró que la región no es la más pobre, sin embargo, es la más desigual, por lo que se hace necesario enfocarse en esta situación para poder vencer el flagelo de la pobreza.

“Retomar la senda de la reducción de la pobreza y detener su avance exige enfrentar en forma más decisiva la desigualdad a partir de cinco ejes identificados, como son el ingreso, género, el tema racial y ético, ciclo de vida y lo territorial”, manifestó.

Señaló que los avances en materia de reducción de pobreza “serán frágiles y reversibles si no están acompañados de la generación de empleos productivos y decentes, así como de un sistema de protección social de carácter universal basado en el enfoque de derechos”.

Agregó que para este proceso hay que reconocer que existen sectores de la población que enfrentan barreras e impedimentos para acceder a los sistemas de política pública universal, como son la educación y la salud, por lo que es necesario crear políticas de acción positiva para superar esas barreras y permitir que las mujeres, los niños, lo indígenas, los afro-dependientes, los migrantes y personas con discapacidad puedan acceder a esos servicios.

Abramo, quien habló en el presencia de la vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño; y representantes de unos 33 países, dijo que para reducir la pobreza también es importante que los países se esfuercen en proteger los logros obtenidos en esa materia, ya que tras los efectos de las crisis, mientras el PIB per cápita tarda solo 15 años en recuperarse, los niveles de pobreza tardan hasta 25 años en alcanzar los mismos niveles.

“Cuando hablamos de retroceso en puntos porcentuales de los niveles de pobreza, estamos hablando de miles o millones de personas, por eso es la gravedad de lo que estamos hablando acá, y la importancia de que los países logren proteger esos avances”, enfatizo.

Puntualizó que otros temas relativos a inmigrantes, discriminación sexual y exclusión, también tienen que tener un cuidado especial de las políticas públicas.

Abogó por la necesidad de articular las políticas sociales y políticas productivas, desarrollar el mercado de trabajo, teniendo en cuenta que el 20 por ciento de las personas que trabajan en América Latina son pobres.

Además de proteger la inversión social, sugirió fortalecer los ingresos tributarios, y recalcó que la agenda 2030 no admite retrocesos en lo social, siendo la gran disyuntiva, hacer que todo eso ocurra en un contexto económico difícil.

El gasto social debe ser visto como una inversión, ya que en los momentos de crisis, los recursos destinados a la inversión social tienden a ser recortados.

“Consideramos que los gastos vinculados a la protección de derechos fundamentales como salud educación y asistencia social no deberían depender de los ciclos económicos, y debería haber políticas públicas para contrarrestar los efectos de las crisis en las estrategias de lucha contra la pobreza”, enfatizó.

Margarita Cedeño

El documento fue comentado también por la vicepresidencia de la República, quien saludó que el mismo contemple además el aspecto cultural, por el gran efecto que ésta tiene en la desigualdad y el desarrollo social.
“De desarrollo social no puede hablarse, completarse, avanzarse lo suficiente si no hablamos de cambios culturales y patrones de conductas que se transforman desde la cultura, sostuvo.

Durante la jornada, parte de los delegados de los 33 países presentes emitieron también sus opiniones sobre Matriz de la Desigualdad Social en América Latina y el Caribe.